[Fanfic] Twilight Cero: El Pasado por Azra Aztoth


[Editar entrada]


Hola a todos, escribe Naruko para traerles un fanfic escrito por Azra Aztoth quien amablemente comparte su contenido con nosotros, espero que les guste y sigan los siguientes episodios.


 Protagonista: Twilight K-121

Antagonistas: Celestia

                         Flurry Heart en estado fetal

                        Cadence

                        Spike

Secundarios: Twilight Velvet

                       Night Light

                       Shining Armor

                       Luna

Terciarios:   Guardias Reales

                     Twilights alternativas































Una poni de color lavanda era transportada por los guardias reales a través de los grandes pasillos del Castillo Canterlot. La luz del Sol ingresaba entre los gigantes vitrales a su izquierda, reflejando así destellos de luz a los candados de hierro y platino que la retenían. Llevada en una camilla para criminales mentalmente inestables, sus patas delanteras eran atosigadas por las mangas blancas en sus hombros opuestos aseguradas al cuero de la camilla; no siendo suficiente con eso, cadenas de hierro inoxidable la rodeaban alrededor de su torso y patas traseras. Llevaba también un bozal de cuero, con un único orificio que le permitía hablar, incluyendo dos pequeñas barras que le evitaban totalmente morder. Su cuerno roto, estaba rodeado con un anillo antimagia, para evitar que dañe a otros con descargas eléctricas.


Su rostro, solo demostraba seriedad y convicción. Un muy leve ceño fruncido, y una mirada fija, segura hacia el frente. Dos guardias empujaban la camilla desde atrás, un poco a los lados, para vigilarla. Detrás de ellos, una serie de ocho guardias en pares, marchando alineados, unicornios fuertes, y de los mejores entrenados, incluyendo uno extra el cual llevaba un walkie talkie, informándole a sus superiores que nada se saliera de control. Al más mínimo percance, todo el ejército real, ya preparado, recibiría la orden de neutralizar a la detenida, atacando a muerte de ser necesario.


El Guardia a la izquierda de Twilight, de los dos más cercanos a ella que la transportaban, era uno de los más capacitados y mejor entrenados de todos. Al empujar el carro, mantenía una mirada seria. Sin embargo una gota de sudor recorrió su frente. Entonces, por un momento, dirigió su mirada a la alicornio de cuerno roto; por morbo, curiosidad, y miedo. En ese instante, ella le devolvió la mirada de lado. Él, tenso, regresó su vista al frente, rogando a Dios que nada más ocurra.



- No te preocupes, no es tu culpa. Sé que haces tu trabajo - dijo Twilight con serenidad y seriedad en su voz, luego volvió la vista al frente. Él no dijo nada más, no sabía qué responder. El guardia a la izquierda fue también superado por la situación - todo estará mejor pronto - añadió susurrando la detenida.


- Estamos llegando a la Sala real señor. Permiso para entrar... Entendido. Avancen - dijo el último guardia.



Se acercaban a un par de grandes puertas a un lado del pasillo, doradas y con detalles blancos. La entrada a la Sala del trono de las princesas. Una magia amarilla abrió lentamente ambas hojas a medida que Twilight era acercada a estas. Al doblar vio a varios ponis sentados junto a las princesas, todos conocidos, pero nada que la sorprendiera, ya que las intenciones de su ex-familia eran claras. Los guardias procedieron a dejar a la alicornio lavanda en el centro de la habitación, mirando en dirección al trono en donde se encontraban su hermano y cuñada, sus padres, el pequeño dragón, la princesa de la Luna, y su maestra Celestia, la princesa del sol.


Un flashback recorrió la cabeza de Twilight durante unos segundos. En los que ella era una potrilla inocente recibiendo instrucciones de su maestra. Pero así como vino, se fue de su mente.




La mirada de Twilight se dirigió directo a Celestia, la que más le importaba, y a la que más resentimiento le guardaba. Ambas competían, aunque suene infantil, por demostrar quien estaba más decepcionada de la otra. Ambas compartían la misma expresión de seriedad al verse mutuamente.


Mientras tanto, Cadence desviaba la mirada a su derecha, ocultando su rostro con su cabello. No quería ni mirar a su cuñada. Sus ojeras demostraban no haber dormido en los últimos tiempos. Su palidez denotaba el no haber comido bien tampoco. Y su enojo daba a entender que en cualquier momento se abalanzaría sobre la alicornio para estrangularla.


Shining Armor observaba con tristeza a su hermana, molesto y confundido. Pensando en como pudo terminar así la potrilla con la que tanto había convivido, como se habría vuelto capaz de arrebatar hasta la vida más inocente que puede haber. Le dolía odiar al ser que más quiso en su vida.


Los señores Sparkle estaban decepcionados y avergonzados. Estaban dolidos por las acciones de su hija, y lo más pesado para ellos, es que se sentían responsables de todo su actuar ¿Quienes la habían criado después de todo? Ambos se culpaban a si mismos por las acciones de su hija, y querían remediarlo de alguna manera, pero ya no había vuelta atrás.


Luna era quien mantuvo la cabeza fría durante la mayoría del tiempo, y quien ayudó a calmar a los demás para tomar las mejores decisiones. Tanto la redención de Spike, como las formas de contener a la alicornio entre otras cosas se dieron por su iniciativa. En parte quería lograr que Twilight se arrepienta de sus acciones, y sea reintegrada a la sociedad tal como ella lo hizo. Pero por otra parte, se veía como algo que solo traería más daño que buenos resultados al intentarlo.


Spike, el pequeño dragón. Le advirtieron que sería mejor no estar presente en la audiencia con ella, pero el insistió, quería cerrar el ciclo antes de la neutralización. La mirada de su antigua mentora aún lo llamaba, pensó que podría ser una variante del síndrome de Estocolmo, o de una relación tóxica que no le permitiría vivir tranquilo. Pero razonarlo, no ayudaba. A veces incuso se preguntaba si fue lo correcto traicionarla y entregarla...



- Guardias, buen trabajo. Esperen afuera por favor y cierren la puerta. Si hay una emergencia los llamaremos - dijo Celestia rompiendo el silencio. Y así lo hicieron, dejando solos a la detenida y sus familiares en el Salón.



Una suave tormenta se hacía ver un escuchar mientras entraban los rayos de sol por los vitrales. Algunos truenos resonaban, las gotas de lluvia bajaban por el vidrio, el viento era fuerte, el cielo estaba en partes celeste y en parte cubierto por enormes nubes grises.


- Veo que arreglaron el castillo, y hasta remodelaron desde la última vez que entré en el calabozo - dijo recordando una batalla que destruyó gran parte del castillo.


Twilight Sparkle ¿Tienes idea de por que estas aquí? - dijo Luna.


- Creo tenerla. Si no me equivoco, desean aclarar algunos puntos conmigo, y segun mi experiencia con criminales peligrosos, planean neutralizarme ya sea con algún método poco ortodoxo, o la muerte - Los demás se habían acostumbrado a escuchar de ella un leve aumento en su vocabulario, y ningún esbozo de sonrisa. Además, de que su voz era un poco más grave y monótona que años atrás.



Twilight no podía moverse de su lugar, hacer magia, ni absolutamente nada. Y aún así, todos estaban tensos frente a ella, incluso con tres princesas más poderosas que la misma criminal. Luna se mantenía en alerta, el tono de voz de la detenida la llevaba a pensar que estaba tramando algo, sin embargo ese tono y su seriedad combinada con serenidad, se volvieron características de ella, al punto que sería impredecible su comportamiento, y prácticamente imposible saber si estaba mintiendo y/o manipulando.



- Acertaste - Habló Luna - Tenemos algunas preguntas para hacerte antes de tu condena, la cual pronto será revelada. Recordemos que los motivos por los que has sido detenida son varios. Pero entre los más graves podemos nombrar asesinatos de criminales, intento de asesinato contra la princesa Celestia, simultánea con el intento de derrocar al gobierno. En este momento, tenemos que discutir otros... Detalles.


- Entiendo. Pueden comenzar - respondió sin escrúpulos.



Los tomó por sorpresa. Nadie se atrevía a ser el primero en pronunciar palabra alguna, o a hacerle pregunta alguna. Celestia solo podía pensar en su alumna estrella usar los conocimientos aprendidos para fines terribles, y por más que quisiera demostrar que tenía todo bajo control, sus ideas no estaban tan claras como hubiera querido. Una gota de sudor recorría su sien. Los demás estaban más inseguros aún, sin embargo, Luna dio un paso al frente. Pero fue interrumpida por la princesa del amor.



- ¿Por qué lo hiciste? - dijo en un tono bajo.


- ¿Disculpa? No te oí bien Cadence.


- ¿¡QUE POR QUÉ LO HICISTE!? - gritó intentando no llorar.


- Imagino que hablas de la criatura a la que gestabas en tu vientre - Cadence la observó con una gran ira contenida mientras Shining intentaba calmarla - Entiendo. Ya se los había dicho, pero no me pude explicar del todo puesto que me encerraron y aislaron de inmediato. Esta es la oportunidad para poder aclararles las cosas como se debe. Cuando anunciaron que serían padres, y yo tía, me puse feliz. Ya para ese tiempo tenía mis problemas con la ley, y con Celestia claro. Pero al enterarme de la noticia del bebé, me quise asegurar que naciera sano y salvo. Sin embargo, algo me preocupaba. El primer hijo de un alicornio conocido en la historia de los ponis... ¿Qué tan poderoso podría llegar a ser? Demasiado para este mundo si alcanzará la madurez. Demasiado para nuestros héroes y villanos, para toda la magia que conocemos. Si este poni es tan poderoso como parece indicar la teoría de los genes mágicos, entonces podría destruir continentes, razas, y civilizaciones enteras con desearlo. En ese momento solo pude confiar en que le darían una buena educación para mantenerlo a raya, yo ayudaría con eso incluso, con mis conocimientos sobre pediatría, el cariño en la infancia, la educación, el sistema de premios y de castigos, la estimulación neurológica, entre muchas otras técnicas que podrían asegurar un buen futuro para el poni si se llevan a cabo correctamente. Tenía esperanza. Sin embargo un día, en que llevabas el sexto mes de embarazo, se me ocurrió hacerle un análisis al pequeño feto. Estaba de visita y te quedaste dormida en una silla. Solo necesite unos segundos para escanear con mi magia la criatura dentro de tu vientre. Su mente, su potencial mágico, su forma... Era sano, estaba vivo, era poderoso... Y era un psicópata.



Cadence abrió los ojos con sus pupilas contraídas. Furiosa, intento avalanzarse a Twilight, pero Shining la abrazó fuerte para detenerla. Ella solo se desplomó a llorar en sus brazos, mientras el le pedía que no lo haga, que se calme.



- Así es, conozco perfectamente las fases del cerebro durante la gestación. Esta tenía todas las características de un psicópata. Créanme que si hubiera nacido, estaría llorando por cosas que le pasan, estaría victimizandose, y lanzaría ratos a donde fuere, destruiría lugares y cosas, podría matar a otros ponis y solo estaría divirtiéndose por que se lo conceden. Todo un dolor de cabeza, y eso con solo una semana de haber nacido. Siendo adulto, sería un gobernador corrupto, y llevaría su Imperio por sobre otras naciones. En resumen... Pude sentir su energía, su psique, su mente, su magia y su poder. Era descontrolada, exagerada, un desastre. Cadence estaba por dar a luz una bomba de tiempo viviente con mentalidad peligrosa.


- ¿Qué hay de ti? ¿No eres exactamente eso? - preguntó Luna.


- Reconozco mis rasgos, tengo una gran noción de la diferencia entre el bien y el mal. No obstante, este niño, o futuro niño, era un peligro al nivel de los grandes villanos que enfrentamos o incluso mayor. Que habría conquistado o destruido todo en tiempos en que nosotras no estaremos como para luchar. Según los registros históricos y mis investigaciones, un 98% de los villanos, dictadores, y conquistadores tenían este perfil y esta conformación en su psique. Espero que puedan comprender ahora la razón del por que tuve que asesinar indirectamente a tu bebé.


- Yo quiero saber algo - habló Luna- y espero que no afecte a Cadence... Twilight, le incertaste una enfermedad degenerativa al bebé durante el embarazo ¿Por qué no algo más directo? ¿Y por que ocultarnoslo? Spike fue quien nos lo tuvo que decir.



El pequeño dragón desvió la cabeza a un lado, evitando la mirada de la poni lavanda, con miedo. Pero ella lo sabía.



- Spike, no te preocupes. No estoy enojada. Es razonable que hayas decidido colaborar con Celestia, después de todo, te has metido en muchos problemas conmigo. Hace rato que entre aquí y solo te preocupas por que yo te tenga en la mira, pues no es así. Si quieres seguir viviendo tu vida lejos de mi, lo entiendo. Te he traído más perjuicios que beneficios, y a veces te he obligado a hacer cosas que no querias - el pequeño la observó sorprendido - Te perdono Spike, y si un día quieres volver a ayudarme a cambiar las cosas, siempre tendré los brazos abiertos para ti - dijo lo último sonriendo por primera vez en meses, a través del bozal.


- ¿Me perdonas? - repitió Spike.


- No tienes nada que perdonarle Twilight Sparkle. Eres tú quien debería pedirle perdón, después de todo a lo que lo has sometido - Luna habló mientras intentaba interponerse entre las miradas de ambos, pero Twilight siguió brindándole una cálida sonrisa a Spike, y él continuaba con un brillo en sus ojos.


- Recuerda que eres mi hermanito, y un día juntos, vamos a cambiar el universo - preocupada por esto, Luna le dirigió una mirada a su hermana pidiéndole ayuda con la situación.


- Dime una cosa Twilight Sparkle - dijo Celestia intentando desviar el tema.



La alicornio lavanda lentamente cambió su expresión a seriedad mientras volteaba la mirada hacia su antigua maestra.



- ¿Cómo exactamente planeas eso de cambiar el universo? - preguntó Celestia.


- Tendrá una pista en unos minutos - respondió volteando los ojos. Celestia al oir eso, abrió los suyos intentando que no sea lo que estaba pensando.


- ¿Qué significa eso? - dijo nerviosa Luna - ¿Qué vas a hacer en unos minutos?


- Yo no puedo hacer nada mientras este tan bien aprisionada - dijo, con un ligero tono de burla.


- Es todo ¡Guardias! ¡Ingresen y llévenla al calabozo! - dijo Celestia. Los guardias entraron rápidamente y rodearon a la prisionera.


- Espero que valga la pena acabar conmigo. Como mínimo que se haga un bien, y estés satisfecha. Es fácil hablar de lo que yo hice, pero no de tus pecados ¿Me equivoco? - Celestia se puso más nerviosa.


- Rápido, saquenla de aquí. No quiero verla- dijo seria.


- La única cosa en la que estuve de acuerdo contigo en mucho tiempo, es justamente algo que te avergüenza admitir - decía Twilight mientras ya la llevaban a la salida.



Luna no sabía de que estaba hablando, observo a su hermana, quien se veía molesta, con una gota de sudor en la frente. Algo estaba ocultando Celestia también. Pero se acababa el tiempo.



- ¡Guardias, alto! - gritó la princesa de la noche. Ellos pararon


- ¡No! Debe ser ejecutada, es un peligro para Equestria.


- Hermana ¿Qué quiso decir Twilight con eso? ¿Algo escondes?


- ¿Prefieres decirlo tu o se los informo yo? - dijo Twilight con tranquilidad.


- Hermana... - Luna observó a Celestia esperando una respuesta que nunca llegó - Bien. Twilight Sparkle, como tu princesa, te ordeno que reveles en voz alta aquello de lo que mi hermana no quiere hablar en este momento.


- Eso no me lo esperaba. Pero en fin, órdenes directas son órdenes directas y aún estoy bajo su régimen... Bueno, para resumir, Celestia estuvo haciendo tratos con... Algunas ponis. Para poder obtener beneficios.


- SILENCIO TWILIGHT SPARKLE - dijo Celestia con una voz potente.


- No.


- TE ORDENO QUE GUARDES SILENCIO AHORA - volvió a decir.


- Acataría tu orden. Pero sucede... - Celestia desesperada por callar a su exalunma, manifiestó una guadaña amarilla con intenciones de asesinarla, se acercó sin dudarlo a la detenida y dio un zarpazo. Sin embargo Luna la hizo a un lado en el último segundo, pero saliendo herida en el proceso.


- ¡Hermana! ¡Lo siento tanto! No quise... - intentaba explicar la princesa del sol acercandose a su hermana. Luna se hizo hacia atrás con miedo.



Twilight por su parte, supo mantener el equilibrio. Echó un vistazo rápido al anillo antimagia sin en su cuerno roto, ahora con una grieta debido al impacto que nadie notó del ataque de Celestia en su cuerno.



- Escuchenme todos. Solo lo diré una vez... - empezó a dictar Twilight con la mirada penetrante hacia su ex-maestra - La princesa Celestia ha utilizado el amuleto interdimensional confiscado, para hacer tratos con ponis de otras dimensiones. Entre esos tratados están, obtener más años de vida útil...


- Eran para poder mantener por más tiempo un buen control sobre Equestria.


- ...Debilitamiento leve y constante de la magia de otros alicornios...


- Yo... Si Luna volvía a convertirse en Nightmare Moon, entonces era mejor que no fuere tan poderosa - intentaba excusarse la princesa.


- ...Desviación de oro, plata, monedas, y otras riquezas hacia su posesión personal. Asesinato de quienes piensan en contra de su gobierno, tratos con grupos de crimen organizado para obtener recursos de otras naciones, negligencia ante peligros contra el reino de Equestria, toma de tierras campesinas, extorsión, blanqueamiento de dinero, estafa, favoritismo laboral, entre las principales... 


- ¿Tienes alguna prueba de todo eso? -  Decía un guardia. Twilight solo señaló con su cabeza a la princesa del sol. Todos observaban a Celestia, quien bajó la cabeza en señal de derrota.


- Espero que ahora puedan comprender el por que yo estoy más decepcionada de ella que ella de mí - dijo Twilight, intentando ser comprensiva con los demás.


- Hija - dijo una suave voz.


- Dime, mamá. - tanto su madre como su padre se acercaron a ella, sin miedo alguno, solo... tristes.


- No nos importa Celestia, si es buena o mala, corrupta o adecuada. No nos importan los actos politicos aquí - dijo la madre.


- Estamos preocupados por tí hija - añadió su padre - A donde vas no tuvo ni tiene ninguna dirección. Solo caes y caes en un espiral al que te está llevando tu propia terquedad.


- Mamá, papa... - dice con nostalgia en su mirada, para luego cerrar sus ojos lagrimeantes - Realmente es admirable lo que quieren hacer, a pesar de que repudian mis acciones, creen que puedo "salvarme". Son los mejores padres que pude haber tenido, sin lugar a dudas, y siempre les agradeceré haberme criado de la forma en que lo hicieron. Sin embargo, debo dejarles muy en claro, que mi objetivo es fijo, aunque quizás nunca llegue a explicarselos del todo, debido a la falta de tiempo entre tantos incidentes. Mamá, papa, yo me he enamorado de la vida. Y me refiero a cada ser vivo desde el más pequeño hasta el más grande. Desde una pequeña planta, pasando por los árboles, los elefantes, las esporas, los seres marinos, cada pequeño pájaro volando ahora mismo, abejas, hasta los dragones, bisontes, alces, el proceso de la lluvia dándole sustento a cada entidad... - decia Twilight con los ojos mojados, pero se contuvo - y como cualquier jardín, este a veces tiene hierbas malas que pueden llevar a un trabajo perdido. Son vida también, pero a veces hay que sacrificar una vida por el bien de otras ¡Por esto mismo tuve que acabar con la bebé de Cadence! ¡Asi como matar a Grogar, Tirek, y todos los demás que representaban peligro con solo estar vivos! Decisiones que Celestia no podría tomar. Ya saben por que intenté derrocarla. - decia la poni cada vez más apasionada.


- No hija...eso no está bien. - dijo su madre llorando sin contenerse


- No creas que no me dolió hacerlo... No creas que no me destrozó el alma. No sólo he matado a ese futuro bebé, recuerda que he asesinado criminales peligrosos para Equestria también. Asi como muchas otras cosas que aún no saben. Estoy en guerra con el reino, para intentar mejorar las cosas. Mi plan en concreto era revelar quien realmente es Celestia públicamente, aprovechar para realizar un golpe de estado, o esperar a que renuncie por si misma, y ver si Luna, Cadence o un Parlamento eran capaces de hacer un mejor trabajo, aunque sinceramente dudo de todo ello. Por lo que la única solución es alguien totalmente comprometido. Alguien que este dispuesto a entregar su mente y alma para hacerse cargo de hacerle bien el Reino de Equestria y las Naciones que lo rodean. Alguien que sepa eliminar las malas hierbas, alguien que sea honesto con su reino, que sepa cuando aplicar la fuerza y cuando no, que tome las riendas en serio, que YA HAYA demostrado que lo dará todo por los demás sin dar un paso atras, que será fuerte, que será astuto, tendrá conocimientos en política, economía, relaciones sociales, administración, burocracia, todo lo que hace falta para que Equestria mejore... Lo que hice estuvo mal, y lo reconozco. Pero lo volvería a hacer para asegurar buenos resultados para los seres vivos que habitan el planeta. Aunque deba sacrificar mi propia alma, cosa que YA hice, por un bien mayor, una y otra vez, me aseguraré de que todos los seres vivos tengan un futuro próspero y asegurar al 100% la supervivencia para alcanzar la cúspide de la seguridad, a través del orden, a través de mi.


- No - dijo su mamá y le dio la espalda - más vale que te arrepientas de todo eso, y que te resignes a pagar por tus errores, o ya no seré tu madre.


- Lo mismo digo Twilight - añadido su padre con el mismo tono de seriedad absoluta que su esposa. 



Los truenos se volvían más poderosos, por alguna razón.



- Entonces este es el momento en que debo abandonar el apellido Sparkle - dijo cerrando los ojos - Les había hablado de cual ERA mi plan. Uno que tenía muchos mas detalles de los que acabo de mencionar claro está. No obstante, mi plan cambió. Cuando estuve en la pelea por ese amuleto, entre muchas locuras, me entere de cosas nuevas. Cosas que nos hacen insignificantes... 



Los truenos sonaban con mucha más fuerza, el ruido se escuchaba dentro del salón. Los guardias ya no estaban seguros de si llevarse o no a la prisionera.



- Les hablé de Celestia y un amuleto interdimensional, su trato con ponis de otras dimensiones, les hable de "Twilight independientemente de la dimensión" Les dije que YO no iba a hacer nada para salir de aquí. Sin embargo, técnicamente mentí en eso último - dijo para observar através de la  ventana - Ahora sólo quiero que...



Un destello de luz visible se formó en el centro del salón, los truenos resonaron dejando sordos a los más cercanos, con el ruido blanco como ultima sensación en sus oídos. El destello tomo forma para convertirse en un portal en cuestión de segundos. No se podía ver hacia el otro lado, solo simulaba un disco de luz con bordes de colores fluorescentes. Todos en el lugar estaban sorprendidos ante ese extraño evento. A excepción de Twilight y Celestia.



- Oh no - dijo la princesa del sol sabiendo lo que iba a ocurrir. Dirigió la mirada a su exalumna, quien la miraba también - ¿Cómo supiste? - susurró.


- ...Deducciones y observación - respondió.



Del portal emergieron cinco alicornios hembra color lavanda, una detrás de otra. Eran idénticas a Twilight, pero con un cuerno sano. Llevaban trajes blancos con detalles celestes representando un cuerpo policial, con insignias de estrella de seis puntas en su pecho, simulando la cutie mark de la estrella violeta de seis puntas.



- Princesa Celestia. Ha fallado en lo que se le pidió - dice la Twilight alternativa líder en un tono autoritario - La criatura Twilight K-121 será custodiada ahora por la Federación Interdimensional Violeta. Del mismo modo, será trasladada de inmediato a la Ciudadela de las Twilights, en donde se la juzgará, y pasará a nuestros cascos... Tu peón te ha fallado, ya veremos que utilidad le damos si es que no es ejecutada. Haa , almenos será sencillo tratar con una subversión sin cuerno ni alas... - Antes de decir algo más... Es brutalmente electrocutada.



Las otras cuatro Twilights del portal, se encontraban en el piso desmayadas. Y en el centro de ellas, Twilight k-121 utilizó su magia para reventar las cadenas que la oprimían. Sus cadenas y fierros cayeron contra el piso resonando en toda la sala. Ella se alzó con firmeza, mostrando su pelaje desgastado, y dos cicatrices cocidas, en donde antes estaban sus alas de alicornio…



- El platino suele describirse como un minimizador de efectos mágicos. Sin embargo hace no mucho, descubrí que en realidad es un catalizador complejo de manejar.


- Nu-nunca te enseñé algo así - dijo Celestia aterrorizada observando a su Twilight frente a la luz del portal, tan imponente...


- Hay… – refunfuñó molesta con solo pensar en lo que decía - … Hay miles de cosas que no me enseñaste y aprendí por mi cuenta. Mi hechizo de asimilación de conocimiento es mi mayor éxito. Solo imagina una manera en que puedes aprender todo lo que hay en una biblioteca en cuestión de segundos... Ya te he intentado hablar de eso a decir verdad, mientras agitabas la cabeza en señal de negación - decía la alicornio, mientras le quitaba el uniforme a una de sus contrapartes desmayadas para ponérselo a si misma.


- Hija... ¿Qué haces? - dijo el padre.


- Night Light, lamentablemente según sus palabras, yo ya no soy su hija. No pertenezco a ninguna familia, ni si quiera a alguna dimensión a partir de ahora. Lo lamento mucho. Desde que me enteré de todo el enorme universo que hay allá afuera, desde que me enteré de como la oscuridad de algunos debe ser mayor para que otros puedan vivir en paz, tomé una decisión. No quiero ser dramática... Pero debo arreglar todo lo que se está haciendo mal, por que sino... NADIE más lo hará. Volverán a verme, pero todo será muy diferente para entonces, y les prometo, que haré QUE TODO VALGA LA PENA. Nuestra dimensión es una de las más oscuras que hay, y hay otras que viven en total armonía, felicidad y belleza. Esto es algo que ellas pueden solucionar, pero no lo han hecho. No son capaces de aplastar su propio corrupto corazón para hacer algo util... - dijo señalando a las Twilights inconscientes en el piso - Pero yo lo daré todo para mejorarlo. De lo contrario vamos a terminar extintos o en más y más guerras. Estoy sintiendo el llamado... para poner los límites entre el bien y el mal. Y ya no puedo arraigarme a lo que me ataba, sin el apellido, sin dimension fija. A partir de ahora, mejor refiéranse a mi como Twilight Cero - dijo con determinación en su rostro.


- Maldita – dijo una de las Twilights alternativas levantando su arma laser contra la criminal. Esta ultima se cubrió con un escudo magico pequeño, el cual para su sorpresa fue atravesado por el arma, haciéndole un corte en la mejilla. Antes de que la armada pudiera volver a disparar, su contrincante manifestó una potente descarga eléctrica sobre ella durante unos segundos sin poder manejar ni siquiera la expresión de su rostro. Terminado el ataque, su cuerpo desprendía humo, y sus ojos se derretían. Estaba muerta.


- He estado practicando esta forma de utilizar la magia cada noche durante mi ultimo encierro – Dijo la criminal, mientras utilizaba un rayo eléctrico como brazo para quitarle algo al cadáver de su versión alterna – Auch – susurró por el dolor en su cuerno, sabiendo que aun apenas lo controlaba – y me será útil un día – dijo observando su falta de alas.


- Es una locura absoluta. No se que esta pasando pero tus métodos son maquiavélicos. No representan ningún bien. No vale la pena hacer algo bueno si se hizo por métodos oscuros y terribles - dijo Luna enfrentandola.


- Yo he cometido mis fallas - dijo Celestia poniéndose al lado de Luna - pero tú eres un peligro para Equestria... Y creo que... para el universo. Debo hacerme responsable. TU ERES MI MAYOR ERROR, Y LO ARREGLARE. NO TE DEJARÉ IR.



Twilight manifestó dos tentáculos finos puntiagudos de su cuerno roto, similares a látigos y rayos morados, que en una decima de segundo, se inyectaron a los cuellos de Celestia y Luna respectivamente. Una vez las armas desaparecieron, ellas dos cayeron al piso.



- Las puse a dormir. No es necesario quitarles la vida. Almenos por el momento - dijo Twilight seria a todos los restantes en la sala, acercándose al portal. Volteó su mirada al pequeño dragon - ¿Me acompañas, Spike? Trabajaremos algunos muchos años antes de poder dar grandes pasos. Sabes que siempre tengo un plan para el futuro, mí y para tí - dijo con una cálida sonrisa.



El dragón solo la observaba con dudas, todos los demás estaban seguros de que él no haría tal cosa, de que ya habría superado sus traumas, su toxicidad, su Estocolmo. No fue así, una vez que el pequeño dio unos pasos hacia ella, los demás en consciencia gritaron su nombre diciéndole que no lo haga. Pero el solo podía recordar los latidos del corazón de su mentora, las promesas que hicieron, lo mucho que trabajaron para lograr cosas que solucionaron problemas de Equestria. Cosas de las que el pensaba mal al principio, pero de una u otra forma se terminó acostumbrando a ayudar a Twilight con todo. Creyó haberla superado, haberla abandonado por fin, tras los meses y meses de terapia, mientras ella se pudría en su celda. Pero nada cambió, el sentía el llamado en su mente, cuerpo y alma. Era doloroso, profundo, era como escuchar gritos desgarradores que lo llamaban a estar con ella... Y les hizo caso. Avanzó hasta su mentora, ella le dio una caricia suave en la cabeza.



- Te quiero Spike, hazme sentir orgullosa - dijo con una sonrisa maternal al pequeño. El asintió con la cabeza sonriendo también, con lágrimas en los ojos. Ambos voltearon hacia el portal listos para cruzar.


- Hija... ¿En qué te has convertido? - dijo Velvet sin poder hacer nada.


- ...En la salvación - dijo, para finalmente cruzar el portal junto a su compañero el cual solo pudo mirarlos por última vez con una mirada de "lo siento" . El agujero se desvaneció justo detrás de ellos, dejando el lugar en silencio. La tormenta se convirtió en calma.






La traumatizada Cadence ya no sabía que hacer, o que pensar; todo estaba apagado para ella. Celestia y Luna en el suelo, cadáveres de Twilights, charlas y confesiones confusas, posibles hábitos tiranos de Celestia que nadie imaginaba... Todo se mezclaba hasta no ser nada. Al final lo único que pasaba por su mente era por un lado, un futuro muy peligroso aproximándose, y por otro, en cómo sería su vida si sus problemas no lo hubieran alejado tanto de su familia y de su propio marido. Todo parecía simplemente roto. Sin embargo, en poco tiempo recordó algo muy importante, algo que su tia le dejó pendiente en caso de que una situación con Twilight ocurriere. Rápidamente, sin que Shining pudiera detenerla, corrió hacia la habitación real del castillo, en donde dormía su querida tía. Buscó desesperadamente entre los cajones y armarios, removiendo ropa, almohadas, y objetos preciados. Unos minutos después, finalmente encontró el libro…


En la dimensión Z-60, una Twilight conocida por muchos por su simpleza, se encontraba en su castillo real con sus amigas, pasando el rato leyendo historias. Fue alli que su asistente llegó corriendo para mostrarle un libro palpitando y brillando como el que usaba para hablar con Sunset. Pero proveniente de otro lugar. Una vez que lo abrió, un gran temor recorrió hasta su inconsciente


- Oh no - dijo angustiada






🕊               🕊              🕊


El flashback:


Una potrilla de color lavanda, de alrededor de 12 años, se encontraba sentada junto a Celestia sobre una banquilla. Los arbustos bien podados combinaban con el pasto impecable. Los rayos del sol eran brillantes, blancos y angelicales, la brisa parecía proveniente de los sueños mas bellos, los conejos saltaban libres por todo el terreno, y Celestia sonreía con calidez. Entre ambas, había una pequeña jaula gris posada sobre la banca, resguardando dentro de si una paloma de color blanco.



- Es un hermoso día ¿No te parece?


- Si, eso creo – Dijo Twilight mirando al piso


- He oído que Seraphina ya se curó del ala ¿Eso es cierto?


- Ah, si - respondió sonriendo de pronto - La cuide y alimente bien, le di todo lo que me señalaba el libro junto con las indicaciones de la veterinaria, ayer pude quitarle las vendas y aleteo felizmente en nuestro jardín.


- Eso es muy bueno... También tus padres me hablaron sobre ella y tú...


- Creo que se que es lo que ellos le dijeron princesa - dijo la alumna con un semblante de tristeza.


- ¿Ah si? - preguntó, a lo que Twilight asintió.


- Ellos dicen que ahora que Seraphina esta curada, lo correcto es que la deje volar libre pero ¿Y si algo le vuelve a pasar?


- Twilight, tu quieres mucho a Seraphina. La has cuidado mucho mejor de lo que esperaba cuando te la encargué hace algunos meses. Puedo notar el gran cariño que le guardas. Has cuidado de ella cuando no pudo hacerlo como un a todos de bondad y amor. Pero ahora le toca cuidarse a si misma. No parece que le guste vivir encerrada.


- Estará mucho mejor protegida si vive con nosotros. Se que hay cosas que pueden enfermar la de la mente, pero le podemos dar un patio con un techo de cristal para que no escape, comida, agua, jugar con ella cuando quiera ¡Es un punto medio! No debe vivir enjaulada ni volver al peligro impredecible del que vino.


- Puedes ver en sus ojos lo ansiosa que esta de volver a volar por los cielos y los bosques. Es cierto que correrá algunos peligros, pero almenos habrá podido decidir cómo vivir su vida. Y no esta perjudicando a nadie más.


- A si misma - dice Twilight con lágrimas en los ojos. Pero pronto se las seca con su pata.


- Debes reconocer que estas siendo posesiva con ella, si ese sentimiento escala, podrías hacerle algún daño que no esperas. Piénsalo ¿En que te convertirías tu, si obligaras a un ser vivo a vivir como tu quieres que lo haga?



Twilight se secó de nuevo los ojos tapando si rostro.



Creo... Creo que sería una poni malvada


- Bueno, eso es algo exagerado pero...


- Pero estoy dispuesta a serlo, si con eso garantizo su seguridad mental y física a la vez. Estoy dispuesta a engañarla, a que me odie, por ser su dictadora, a todo mientras ella esté bien, o en las mejores condiciones posibles. Yo la amo, así como amo a toda mi familia. Soy el ser pensante en su vida, tengo el raciocinio que ella no posee, y eso... Me da una responsabilidad. Tengo que encargarme de ella aunque no entienda mis intenciones. Si puedo ejercer el control y mejorar las cosas, se convierte en mi responsabilidad hacerlo. Eso es lo que usted me enseñó.



Celestia no supo que responder en ese momento. Y decidió dejar la charla para después. Creyendo que pronto Twilight cambiaría su forma de pensar. Pero eso jamás ocurrio. A partir de ahí, solo creció su determinación a escalas cósmicas, poco a poco, paso a paso.


🕊               🕊              🕊






En tiempo actual; en una estación espacial sobresaliente de la ciudadela:



El portal se cerró detrás de Twilight y Spike k-121. Frente a ellos, una distraída versión de Twilight  sostenía dos luceros rojos con su magia. Apenas los notó al voltear, intentó gritar. Pero rápidamente Twilight Cero la sujetó desde atrás tapándole la boca.



- Lo siento, tenemos trabajo que hacer - dijo Spike, esperando la aprobación de su mentora, la cual llegó con un asentir de la cabeza.


- Mmgh - intentó vocalizar la víctima sin saber que ocurría


- Spike, espero que estés atento, ya que te explicaré todo lo que se habló en la reunión de hace un momento. También te explicaré las cosas que se sobre este universo, todo lo que ví, lo que vivi antes de ser encerrada, y por que estamos haciendo esto, aunque ya debes tener una idea. Prepárate para que el mismísimo universo sea tu enemigo, pronto todos van a ser convencidos de lo correcto, quieran o no.


- Entiendo - Infló el pecho intentando ser valiente, suspirar y expirar para tomar todo el peso que se estaban poniendo en los hombros el pequeño dragón. Sabía que no tenía vuelta atrás, pero estar con su mentora, a la que tanto quería y temía, fue su decisión. Y aunque le llene la cabeza de conflicto, gran parte de el, aprendió a apoyarla a ella y sus métodos. Le daba la razón, pero en el momento crítico, sus emociones le traían conflicto interno, ambos sabían que esa era su debilidad en la que trabajar. Pero nada de eso importaba si tenía a la pony más importante para él dándole los ánimos y aprobación que necesitaba, y a los que se había vuelto adicto - Seré tu mejor soldado - dijo con determinación.


- Bien dicho caballerito, eres fuerte - dijo su mentora sonriendo y acariciándole la cabeza - Ya hemos mirado demasiado hacia el pasado. Pronto aplicaremos los conocimientos y experiencias sobre geopolítica, economía, y sociología por sobre todo lo que lo necesite. Tenemos un mucho trabajo por delante; es hora de centrarnos en el presente - dijo observando por un lado al espacio infinito lleno de estrellas, y luego a la ciudadela. Una titánica estructura, que funciona como una metrópoli. Millones de Twilight de diferentes formas y tamaños transitaban a lo lejos en el interior ambientado e iluminado. Trabajando para administrar sus colonias, desarrollar nuevos hechizos y tecnologías, comerciar con gobernantes de diferentes dimensiones, como Celestia, y mantener prisioneros peligrosos como dragones cósmicos maliciosos, o ponis rosa desquiciadas. Así como todos los seres que se opusieron al dictamen de las Twilight.




🌀


🌀🌀🌀


🌀🌀🌀🌀🌀


Continuará


Siguiente capítulo: "El Presente"



⭐   ⭐   ⭐   ⭐   ⭐   ⭐   ⭐


2 comentarios:

  1. Bueno, Twilightverso confirmado.

    Esto se lo llevó el diablo. Muy bueno este fic xD

    ResponderBorrar
  2. Aaaaah... aaaaaaagh... intento gritar, pero solo salen tímidos maullidos de mí...

    ¿Celestia con planes de Dominio OMNIPRESENTE Y PERPETUO, AL PRECIO QUE FUERA... HASTA COSTÁNDOLE EQUESTRIA MISMA?

    ¿Universos Paralelos donde las distintas Realidades guardan Equestrias Insospechadas en distintas Continuidades de Espacio/Tiempo y, sin embargo, relacionadas?

    ¿Un Mundo Paralelo donde Twilight es la Población Reinante y Sociedad y Especie Dominante?

    Y Nuestra Twilight Sparkle, nuestra Princesa Alicornia y Nerd... ¿Traidora, Infanticida, Posesiva y... Asesina...?

    ¿Flurry Heart, la pequeñita de Cadence y Shining...
    UN POSIBLE... "ANTICRISTO" PONY...!?

    Sabía que, dentro del Fandom de MLP, las historias fan fic que elaboraríamos podían llegar muy lejos... pero, por el amor de Laurent Faust, ¡¡¡ESTO ES DESORBITANTE...!!!, es el Tártaro de los Fan fic, Modalidad "Especulativa (con trazas de CreepyPasta Distópica y Apocalíptica)".

    Y la peor parte es... ¡¡¡QUE QUEDE CON HAMBRE DE MÁS...!!!

    Naruko, sugiero que, pa'l siguiente episodio, traigas Asesoría Psicológica para l@s lectores (y quizas un Exorcista, solo por si acaso). Gracias a tí y a PonyLatino por ponerla en antena.

    (¿la G5 tendrá como
    inspirar fics así?)

    ResponderBorrar